Hay una inteligencia en el cuerpo humano, al margen de nuestra mente, que se encarga de mantener en óptimas condiciones de salud nuestro organismo.

Ese organismo sabe, mejor que nadie, incluyendo tanto al propio habitante como a los mejores terapeutas del mundo, lo que hay que hacer en cada instante de la vida para estar en un óptimo nivel de salud. Sus mecanismos auto reguladores son la terapia más precisa para cualquier desajuste
que se presente.

El cuerpo siempre sabe, pero a menudo no puede, al verse desbordado por las agresiones de todo tipo que dificultan la actividad normal de los mecanismos reguladores.

Ahí es donde entra la Osteopatía, conociendo esos mecanismos funcionales, detectando donde se han bloqueado y favoreciendo su retorno a la normalidad…entonces el cuerpo, que siempre SABE, de nuevo PUEDE.

home_2