La medicina estética basa sus tratamientos en terapias que estimulan la regeneración de la células, el rejuvenecimiento de la piel y la oxigenación de la misma “desde dentro”.

Para ello tenemos a nuestra disposición aparatología no invasiva, tratamientos naturales, y mesoterápia facial basada en la homeopatía. Todas estas técnicas consiguen evitar cualquier rechazo por parte de nuestro organismo, están libres de efectos secundarios, y respetan el ritmo natural de la piel.

Estas terapias constituyen, en realidad, una verdadera medicina preventiva, puesto que un aspecto estético adecuado siempre es beneficioso para el paciente y ayuda al bienestar y a una mejor salud general.

home_2