El drenaje linfático es una terapia circulatoria que actúa directamente sobre el sistema linfático, responsable de eliminar toxinas y mantener el sistema inmunitario totalmente en su estado óptimo.

Consiste en una serie de maniobras manuales muy suaves que, basadas en un profundo estudio de la anatomía y fisiología del sistema linfático, que se realizan con el fin de drenar o desplazar la linfa que por cualquier causa patológica se encuentra estancada, a territorios linfáticos sanos para su evacuación normal hacia el torrente venoso. Se aplica el drenaje linfático manual para drenar las proteínas de los edemas linfáticos que no son capaces de drenarse por medios instrumentales (por ejemplo, la presoterapia, vacunoterapia etc).

drenaje_2