Cuando el sistema inmune da una señal de alarma exagerada que se manifiesta con síntomas como rinorrea, prurito, asma, eczema atópico, etc., se conoce con el nombre de alergia.

Los antígenos o alérgenos son moléculas potencialmente inflamatorias y capaces de provocar una respuesta inmune que da origen a las alergias, a enfermedades autoinmunes o incluso a una patología tan diferente como es el cáncer.

Los macrófagos o células inmunocompetentes para neutralizar los cuerpos extraños y capaces de segregar la histamina, que tanto malestar ocasiona a los alérgicos, se ha demostrado que en determinadas circunstancias son células invadidas y reprogramadas en su ADN por células tumorales para provocar metástasis.

Se sabe que una parte importante del sistema inmune habita en el colon. La salud del intestino grueso y de la microbiota intestinal (las bacterias colónicas) está relacionada con la función evacuadora intestinal y la ingesta de alimentos probióticos y prebióticos. Es gracias a la proteína TSLP que en el colon se toleran cantidades ingentes de bacterias sintetizadoras de vitaminas y neurotransmisores. Nuestra salud depende de la simbiosis que existe entre las bacterias y el sistema inmune. Si la barrera intestinal está irritada o inflamada, los alimentos sin digerir la atraviesan y se comportan como elementos extraños que son detectados por el sistema inmune.

Los medicamentos antihistamínicos, la cortisona, los broncodilatadores o las conocidas vacunas de larga aplicación no son el único tratamiento para las alergias.

Una limpieza intestinal favorece una respuesta normal del sistema inmune y como consecuencia mejora los síntomas de la alergia y el bienestar general del paciente.

Existen medicamentos en Medicina Integrativa capaces de regular la respuesta alérgica a bajas dosis, y que debido a su especificidad pueden mejorar tanto los síntomas de la alergia respiratoria (pólenes, gramíneas, pelos de animales), como alimentaria (gluten, lactosa, proteína del huevo), o alergia de contacto.

La Medicina Integrativa tiene respuesta mediante terapias personalizadas capaces de frenar la expresión genética, no sólo de las tendencias a enfermar, si no de las enfermedades que ya se han manifestado. Consisten en la administración de moléculas inmunocompetentes y mediadores bioquímicos como interleucinas o interferonas, a dosis fisiológicas, es decir a microdosis o a nanodosis, para estimular, frenar o inhibir tanto la respuesta inmunológica como la inmunitaria.

En el Centro Harmonía te ofrecemos una primera consulta informativa gratuita sobre las alergias en la que te explicaremos como podemos ayudarte a combatirlas de forma eficaz.